THE SHAPE OF WATER (LA FORMA DEL AGUA), POR DIANA PAULOZKY

Película: The Shape of Water
Director: Guillermo del Toro
Año: 2017
País: Estados Unidos

“La forma del agua” o ¿Dónde está el monstruo?

Es cierto que el film de Guillermo del Toro es una fábula, pero hay que decirlo es una fábula para cinéfilos pensantes, porque detrás de cada escena hay un planteo que nos conmueve. 

En principio es un homenaje al cine, con las divas que aparecen en un televisor, el zapateo de los musicales, las canciones y el romanticismo de los 50. Pero también ese imaginario es brutalmente aplastado por el fascismo, el terror y el sadismo de la tortura y del odio por lo diferente. Entonces nos preguntamos en ese ensamble de imaginario y realidad: ¿Dónde está el monstruo? Porque es evidente que el monstruo no es el anfibio. El monstruo está en la insensatez de la violencia, en el goce sádico…en el fascismo.


Todo transcurre en el marco de la guerra fría, en medio del conflicto entre rusos y americanos que se disputan el objeto sudamericano.


Pero también como lo indica la voz en off del comienzo, esta es la historia de amor entre una princesa muda y un anfibio, que si bien puede amputar, rasguñar y hasta degollar cuando se lo provoca, puede aprender lenguajes, música, emocionarse y sentir en función de quien sea el otro al que se dirige. Porque es un film que muestra que lo más importante es el amor, creer en el otro, y en los ideales. Entonces tenemos al científico soviético que elige la ciencia por sobre la política, y los amigos de Elisa que la ayudarán en su plan. En suma soledades que se unen en un objetivo, solidarios, decididos, que responden a la frase que Elisa expresa, pero nunca puede decir porque es muda: “Si no hacemos nada, no somos nada”. 

2018-04-30T19:49:08+00:00