PINTA TU ALDEA

PAULOZKY | Entrevista a Robert Buck 2017-01-23T04:25:45+00:00

ENTREVISTA A ROBERT BUCK

ROBERT BUCK
Artista, graduado de la Escuela de Arte, Cine y Televisión de la Universidad de Nueva York, y del Programa de Estudio de Arte Americano Independiente  el Museo Whtney. Su trabajo ha sido exhibido internacionalmente. Buck es participante de Grupo Analítico Freud Lacan de Nueva York, el cual es parte del Compás Lacaniano en los Estados Unidos. Vive y trabaja en Nueva York y en el desierto del lejano oeste de Texas. Ha organizado el seminario Cultura y Psicoanálisis en Nueva York.

Descargar PDF

Diana Paulozky: ¿En qué medida te sirve estudiar Lacan para realizar tu seminario sobre cine?

Robert Buck: Me ha abierto un mundo increíble y me permite captar un Real que me conecta con la pintura de un modo diferente. Me permite conectar la realidad con lo que hago. Es un constante work in progress.

D.P.: ¿Cómo eliges los films? ¿Son americanos?

R. B.: Mayormente sí, pero los elijo según permitan captar algo de la realidad, films que permitan ejemplificar la pos modernidad. Así, el último seminario que hicimos elegimos una actriz, Scarlett Johansson, y tomamos tres films en los que ella ha protagonizado: Her (Jonze, 2013), Under your skin (Glazer, 2013) y Lucy (Besson, 2014).

Tomamos estos films para hablar sobre la mujer en la pos modernidad. Permiten hablar del cambio de la mujer hoy.

D.P.: ¿Y proyectan los films y luego los comentan?

R. B.: No, no los proyectamos. Los recomendamos y cada uno de nosotros habla sobre la mujer en cada film. Nancy Gillespie habló sobre el feminismo y el goce en Her de Spike Jonze; Cyrus Poliakoff habló del cuerpo en Under your skin de Glazer y yo hablé sobre Lucy de Luc Besson, poniendo el acento en el Knowlege, el saber de Lucy. Damos la bibliografía antes y cuando la gente viene al seminario, ya han visto el film antes y han leído el material.

Por ejemplo en Lucy trabajé el concepto de La mujer que no existe y que se transforma en un todo cerebro. Es la relación al saber…ella logra el 100 por ciento de su capacidad cerebral y puede estar en todo lugar como equivalente de ningún lugar de la realidad. La mujer como Dios, que está en todas partes y ninguna. Ese Real de todo conocimiento, ese imposible, está encarnado en una mujer.

D.P.: Efectivamente, Lucy es un film sorprendente que nos habla de nuestra actualidad.

R. B.: En la lógica del film va cambiando el lugar del saber. La mujer es la que sabe. Ella comienza siendo pasante involuntaria de droga y luego aparece el goce de apoderarse de ese saber y de usarlo. La pregunta de Lucy, es qué hacer con todo ese conocimiento. Ella nos muestra el desorden de lo Real, producido por una mujer y encuentra que no hay otro modo de hacer con su saber, que pasarlo, trasmitirlo a otros. Lucy nos enseña que el orden natural es siempre una ficción. ¿Qué hacer con eso? ¿Qué hacer con ese saber? Pasarlo. Y lo que el film muestra es que cada uno está solo con su goce. Es uno más uno, pero nunca hacen dos…

D.P.: ¿Cuál fue la reacción del público aquí en EEUU? ¿Crees que la gente la entendió? Es un film difícil, ¿no crees?

R. B.: Sí, lo es. No creo que lo hayan entendido, pero fueron cautivados. Es una cierta fascinación que los atrapa. No se trata de una captación intelectual, pero algo pasa…

D.P.: ¡Se capta un Real!

R. B.: ¡Exactamente es eso! hay un Real que se puede captar aunque no se entienda…Y por eso es tan importante para nosotros los artistas, el aporte de Lacan para captar el mundo. Me analizo hace muchos años, empecé como Woody Allen, (risas) un análisis freudiano, pero cuando leí a Lacan, empecé a estudiar en el Lacanian group y tengo un análisis lacaniano y puedo captar otras cosas que antes no y con un entusiasmo creciente. Es una nueva captación de las cosas y produzco más, y mi arte crece.

D.P.: ¿Has estado en Argentina?

R. B.: Si, para el Congreso de Psicoanálisis en Buenos Aires. Estuve presentando mis obras en una gallería de arte. Me encanta Buenos Aires, pero cuando fui al Congreso y me enfrente con más de 2000 personas, ¡no lo podía creer! Era una inmensidad. ¡Jamás había visto eso!

Y seguiré yendo a los Congresos, ahora espero ir a Río.

D.P.: Nos seguiremos encontrando entonces…Gracias.