PINTA TU ALDEA

PAULOZKY | Entrevista a Efrain Lopez Neris 2017-01-23T04:25:45+00:00

ENTREVISTA A EFRAIN LOPEZ NERIS

EFRAIN LOPEZ NERIS
Director de Cine en Puerto Rico

Descargar PDF

Efrain López Neris, tiene hoy 79 años, pero su deseo, su empuje y su humor lo hacen joven.

Es actor, productor y director de cine.

Como actor ha participado en The Wedding Ringer (Garelick, 2015), Los que nunca amaron (Díaz Morales, 1967) –México-, Mientras Puerto Rico duerme, La vida de Rafael Hernández, Muchacha, Más allá del Capitolio, Harbor lights (Dexter, 1963), Up the Sandbox (Kershner, 1972) junto a Barbara Streisand y Angelito mío (Juicio contra un ángel (Curiel, 1964)).

Como Director ha realizado: El Corral, En la distancia, La ventana, La palomilla, Isabel, La negra (Life of sin) (1979), con Raúl Juliá, y El ultimo día

¡Le interesa hacer un cine que vaya desde lo particular a un universal!

Diana Paulozky

Diana Paulozky: Cómo cineasta, ¿qué puedes decirnos del cine hoy, en Puerto Rico?

Efrain López Neris: Puedo decirte que hoy hay un importante grupo de jóvenes cineastas que se dedican a difundir a través del cine, haciendo cine, la cultura de Puerto Rico, sobre su pueblo. Lo que nos interesa es romper barreras, que nuestros productos se puedan distribuir en España, y en los países latinos.

D. P.: Algunos intelectuales dicen que el momento del cine ya pasó, que está decayendo, que hoy se imponen las series ¿Qué piensas sobre eso?

E.L.N.: No. No lo creo, porque si como te digo hay una juventud que está poniendo todo el esfuerzo en transmitir la cultura del pueblo, el cine no decae. El cine es el cine, la TV es la TV y eso no cambia. Esta semana me llamaron esos jóvenes para hacer una película sobre la gente de aquí, y son estos jóvenes inquietos que te digo.

Se trata de un deseo común, que lo tomamos fuertemente y es: -con énfasis- ¡Hay que hacer cine portorriqueño!, casi te diría con un fin educativo, que se conozca al pueblo de Puerto Rico, su gente, sus costumbres, su historia. ¡Eso lo tenemos bien claro! Y por eso hacemos coproducciones para que salgan, ¡que se distribuyan!

Yo le veo una enorme posibilidad a esa juventud que está creando un estilo.

D. P.: Se trata del deseo, del entusiasmo. ¿Y cómo definirías ese estilo?

E.L.N.: Yo lo definiría como un cine portorriqueño universal, que se pueda ver en Argentina, Chile, España, como también París.

D. P.: Un cine que muestre lo autóctono pero con valores universales que va más de lo que muestra…

E.L.N.: Exacto, de lo contrario eso se pierde.

D. P.: Cuéntanos ¿cómo te iniciaste como cineasta?

E.L.N.: Yo estaba trabajando como aprendiz en la comunidad de cine, pero hacía de todo, era un comodín…entonces me mudé a la calle San Sebastián, donde estaba la bohemia y me fui relacionando.

D. P.: Y sobre tu película Isabel, La Negra, ¿qué nos puedes decir?

E.L.N.: (se ríe) Yo estaba en esa comunidad pensando qué película hacer y hablaron de ella, que era una Madama muy conocida, y dije: ¡esa es mi película! y ¡todos se rieron de mí! Entonces me molesté con las risas ¡y fui directo al burdel!

Ella me reconoció porque yo hacía un personaje cómico, Cándido, y como me recibió, le propuse hacer una película sobre su vida y ¡aceptó!

Después fui al Viejo San Juan a avisarles a los que se rieron de mí, que el film se estrenaba.

D. P.: Y cómo lo llamaste a Raúl Juliá?

E.L.N.: Porque habíamos estudiado cine, juntos. Éramos compañeros y nos hicimos muy amigos.

Yo le había comentado que quería hacer Isabel La Negra, él ya era una gran figura en Broadway. Pasa el tiempo, lo busco, yo no tenía un peso, ¡pero tenía su sí! Entonces llamé al maestro Ferrer, que había sido mi maestro y me dijo que sí y entonces empecé a decir a la prensa los artistas que tenía y a buscar sponsors y así…

D. P.: ¿Cuál fue la proyección del film?

E.L.N.: Tuvo una gran difusión porque la hice también en inglés. La doblé con los mismos actores. Entonces se pasó en todos lados. ¡Entró en los mercados!

D. P.: Muy inteligente la idea de hacerla en los dos idiomas.

E.L.N.: En este preciso proyecto, sí.

D. P.: Y en este momento ¿se hacen películas así? ¿Qué estás haciendo?

E.L.N.: Si, mira, yo no le tengo miedo a casi nada. Se trata de tener un sueño y llevarlo a cabo.

En este momento tengo listo el guion que estoy escribiendo hace tiempo. Es de un portorriqueño que vive en New York y viene a Puerto Rico y se encuentra con que nada es igual. Es un tono más de comedia sana que muestra el espíritu del pueblo desde la mirada de un americano, lo que le da un toque internacional.

D. P.: O sea que tu sueño es hacer conocer a través del cine la idiosincrasia de Puerto Rico. ¿Es un cine independiente con apoyo local?

E.L.N.: Totalmente. También estoy en el proyecto de dirigir un film sobre un personaje que existió, que le llamaban Palomilla, porque se escapaba siempre de la cárcel. Es de la época que yo trabajaba en Columbia Pictures y empecé a interesarme por el personaje. Y fui a verlo a la cárcel y me dieron el dinero…tengo el guion y estoy en eso.

D. P.: Captas lo real de un personaje de una determinada época y sus costumbres.

E.L.N.: Exactamente, nos reímos de nosotros mismos e inventamos personajes que nos reflejan.

Yo me concentro en los personajes y ¡me enamoro de hacer una fórmula de la que todos se enamoren!

D. P.: Qué lindo eso, ¡muchas gracias!