EL LUGAR DEL NIÑO EN LA ACTUALIDAD. CUERPO Y GOCE.

CLAUDIA LIJTINSTENS
Psicoanalista en Córdoba, Argentina

Descargar PDF

Para situar algunas características actuales de los lazos, de las modalidades de emparejarse, de hacer familia, voy a hacer referencia a algunos nuevos regímenes de satisfacción y su relación a los cuerpos.

Resulta ineludible retomar la cuestión de cómo la lógica del consumo (Brousse, 2012) rige los lazos de una manera generalizada. Estos toman las mismas valoraciones mercantilizadas de etiquetas y fechas de caducidad, de lo fácilmente descartable, de las liquidaciones o las buenas ofertas. Esto produce, por un lado, la deriva hacia un anonimato del sujeto en tanto bien de consumo generalizable; y por otro, la manipulación del desecho, lo trucho, falso o no original que se ofrece como un objeto en sí mismo devaluado, a menor costo pero muy fascinador en el plano imaginario.

La avidez desenfrenada por alcanzar estos objetos y apresar la felicidad como sostén social organiza un circuito claramente siniestro en relación al empuje a  a satisfacción autoerótica, componiendo extremas soledades con los desconciertos identificatorios que estas conllevan.

Si los lazos sociales quedan liberados de las tradiciones y sueltos de todo discurso —a excepción del discurso capitalista— la moral sexual y las prácticas sexuales quedan también eximidas de la represión ancestral en el Otro. Afirmada en un polimorfismo extravagante, la sexualidad adulta se acerca cada vez más a la perversión tal como Freud (1905 [2008]) la planteó en el sentido perverso-polimorfo de la sexualidad infantil, con el agregado, por supuesto, de la dimensión del acto sexual.

En tanto el goce se ha liberado de la creencia, se ha fracturado el anudamiento del deseo y el amor, lo que se produce un estallido manifiesto al pasaje al acto.

Podemos definir a esta época como la de una “modernidad avanzada” (Berenger, 2006), en la que existe, por un lado, una tendencia a la democratización y a la liberalización de los vínculos, pero a la vez se percibe una inestabilidad y desarraigo de esos lazos.

La marcada tendencia a la individualización hace que el sujeto se vea impulsado a construir su existencia alrededor de su narcisismo y su satisfacción.

En el mismo sentido y con gran frecuencia los hijos mismos obstaculizan este proceso, o por el contrario, recae en ellos el antídoto contra la soledad.

Si antes eran las parejas las que, idealmente, programaban los nacimientos y se encargaban de trasmitir el nombre y el apellido familiar como un derecho de los niños, hoy se visualiza cómo es a partir del niño que se constituye una familia. “El niño crea la familia” (Laurent, 2010, p.21), sea cual fuese el lazo social (no necesariamente biológico) que determina esta asociación.

Las transformaciones de la familia moderna (Fleisher, 2004) pueden situarse como consecuencia directa de las transformaciones de la moral sexual, que está condicionada a su vez, no sólo por los cambios generacionales, sino también por lo las nuevas tecnologías y las formas discursivas que promueven tomar al niño como objeto de consumo o como el desecho de los lazos familiares mismos —El niño resto—.

Observamos cómo la simetría reina en estas nuevas configuraciones, y los medios de comunicación funcionan, muchas veces, más bien como medios masivos de identificación, justamente cuando los referentes familiares o los de una autoridad permanecen frágiles para decodificar sus mensajes y acercar alguna interpretación.

El niño queda, simplemente captado por la imagen, sin poder descifrar los imperativos a agruparse bajo el mismo rasgo común, bajo la misma satisfacción, sin la necesidad de pasar por el otro.

Así es como funciona la primacía de lo imaginario y lo virtual en la tendencia actual de la comunicación.

Por la inmediatez de la información, el saber que el niño construye alrededor de aquello que no tiene una sencilla representación —la sexualidad, la muerte, el devenir humano—, resulta insuficiente o excesivo para construir un sentido que organice temporalmente su decir y su lazo. Lo que permanece ausente es un referente que sirva de traducción a los asuntos de la satisfacción.

Cuando ese saber no logra servir de soporte de una ficción que permita acomodar e interpretar la realidad, irrumpen la angustia, las inhibiciones y los síntomas como arreglos inusitados e ineludibles.

EN CUANTO A LAS PAREJAS Y EL AMOR…

Las declinaciones del amor y de la sexualidad, el adormecimiento o el embelesamiento por la imagen y las pantallas, impactan en las nuevas particularidades que asume la sexualidad. Cada uno con su estandarte de goce se construye una lista de nominaciones que devienen de las prácticas de goce que se vuelve interminable. Y estas nominaciones son ofrecidas para promover más identificaciones a esa caracterización de satisfacción.

Tan interminable es esa lista como los modos de gozar, aspirando a eliminar el malentendido, la castración y dejando reducido cada sujeto al extremo del sentido común a partir de ese broche imaginario de satisfacción.

Estas modalidades de elecciones menos estándares, delinean formas novedosas de anudamiento que se vuelven compatibles con la variedad y la multiplicidad de nuestro tiempo. Nuevas formas subjetivas no ancladas del todo al Nombre del Padre (NP) ni al falo, “…donde el NP está, pero no pueden hacer uso de este instrumento…” (Laurent (1998) s/d) trayendo aparejadas neo-identidades.

Un artículo publicado en abril de 2013 en el New York Times da cuenta del fenómeno haciendo referencia a la nueva sigla que proponen los militantes universitarios por los derechos por la diversidad sexual: LGBTQIAP.

A la conocida Lesbians, Gays, Bisexual and Transexuals, agregan la “A” por Asexual, para quienes carecen de atracción sexual, la “Q” para los Questioning o confundido, la “I” de Intersexual, personas de sexo ambiguo, y la “P”, para quienes se consideran Pansexuales o poliamorosos.

Esta aspiración al reconocimiento de los derechos de quien se reconoce como homosexual, poliamoroso o andrógino, como héterocurioso o pansexual, gira en realidad, también, en torno a la cuestión de la legalización, de la normalización de las conductas. Este empuje a modos de goce segregativos, resultante del multiculturalismo contemporáneo, traduce también la fragmentación del NP.

Las identidades múltiples, simétricas, semejantes, la vecindad de goces, es lo que viene al lugar de la identificación, donde el cuerpo, el amor y la sexualidad son claramente devaluados, promoviendo semblantes fugaces, efímeros que deprecian en el mismo nivel el encuentro con el otro sexo.

En el film, Hombres, mujeres y niños (Reitman, 2014) se investiga el efecto de esta devaluación sobre las familias, los adolescentes y sus padres. Allí se muestra cómo la pornografía y las redes sociales en general son, al mismo tiempo, la evasiva y la causa de una trama de conflicto dentro de lo familiar y lo subjetivo, donde lo íntimo se vuelve público, donde los derechos y leyes entre padres e hijos están permanentemente manipulados, donde el anonimato es una protección y la felicidad un bien supremo al que es posible de arribar. Se pueden apreciar las simetrías entre padres e hijos, entre madres e hijas, las analogías de goces en las que prevalece como ordenador el ideal de esos cuerpos, los que pueden alcanzar el éxtasis de un goce desconocido.

Desligándose de las relaciones y de los lazos, los cuerpos se encuentran sin la trama discursiva que los envuelve. Cuerpos adormecidos, entumecidos, freezados o aburridos, protegidos y sumergidos en un goce autoerótico fuertemente expuestos al goce de la mirada.

Padres ocupados en sus propios goces interrumpidos, o en sus propios fracasos por la fractura silenciada entre el amor y el deseo, transforman el amparo y la protección en sinónimo de vigilancia. Producto de sus propias decepciones y desilusiones, se encargan de volverse centinelas de lo imaginario y de lo imposible de programar del encuentro siempre equívoco de los sexos.

Reclaman porque sus hijos no relatan o confiesan sus angustias cuando en realidad, no hay quién escuche ni se detenga a mirar.

Las pantallas funcionan como espejos de cuerpos excesivamente delgados, de pornografía o de videojuegos, en los que adolescentes y padres quedan atrapados en un goce virtual/visual del espejo, en una inmersión en la imagen que crea la ilusión preventiva de hacer desaparecer el propio cuerpo a partir de lograr ausentarse lo más posible del otro.

Así también, la pornografía explorada por padres e hijos se convierte en una especie “orgía de partes sin cuerpo y sin amor” (Stiglitz, 2015). Satisfacciones asociadas esencialmente a un objeto sin el entramado del entrecruzamiento entre el amor, deseo y goce. La elocuencia del film permite apreciar que, cuando el malentendido y el síntoma de la pareja parental se reducen al rechazo sexual del partenaire, el adolescente vive su iniciación sexual con el mismo rasgo de rechazo, impotencia y angustia para acceder a un goce sexual.

Inhibiciones severas, anorexias extremas, desamparo, soledades agudas, angustias y extravíos, miedos, hasta la depresión y el pasaje al acto es lo que muestran muchos jóvenes frente al mandato despiadado de un cuerpo que luzca como el trofeo ideal, ya sea el del deportista triunfador o el de la belleza extrema.

Lacan, en La tercera (1988 [1998]), habla de la angustia y se pregunta ¿a qué tenemos miedo? Y responde que tememos a nuestro cuerpo. Es el sentimiento que surge de esa sospecha que nos viene de reducirnos a nuestro propio cuerpo. Es el miedo del miedo.

Allí, cuando el sujeto queda sólo reducido a un objeto de satisfacción pulsional, la pulsión queda taponada por sus objetos y allí emerge el miedo y la angustia.

Lo vemos en la joven anoréxica más abruptamente, en los padres y sus propios desvaríos. Pero también vemos que cuando ingresa el amor en el lazo, como en el film, asoma en Tim (Ansel Elgort) la posibilidad de frenar esa tendencia del sujeto a la identificación al objeto y con ello, algo importante en la vida puede suceder. La posibilidad de restituir algo de un sentimiento de vida, luego del abandono y rechazo de la madre, y del apartar él mismo, el futbol como el significante y la vía que hasta ese momento le permitía el acceso al padre y a la vida. Hay alguien que toma el lugar de Otro, de un significante vivo, de un cuerpo y de una palabra y eso alivia.

Muchas veces el analista viene a ese lugar. A ofrecerse como un significante vivo, un cuerpo, una palabra….intentando despertar del adormecimiento, a sacar al niño o al joven de esa absorción por la imagen. Lo hace de manera discreta, acompañándolo en la lectura de esos nuevos semblantes para tratar de hacer con lo imposible, localizando una posición singular de goce en un cuerpo animado.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Barthes, R. (1975 [s/d]) “Upon leaving the movie theatre” en Communications, N° 23.
  • Berenguer, E. (2006) “El lugar de la familia en la actualidad” en Virtualia N°15, Revista Digital De la Escuela de la Orientación
    Lacaniana. Disponible en: http://virtualia.eol.org.ar/015/default.asp?dossier/berenguer.html

  • Brousse, M.-H. (2012) Los nuevos desordenes. Nel Mexico. Disponible en: http://www.nel-mexico.org/articulos/seccion/varite/edicion/La-vida-sexual-contemporanea/558/Los-nuevos-desordenes.
  • Fleisher, D. (2004) Clínica de las Transformaciones Familiares. Buenos Aires: Grama.
  • Freud, S. (1905 [2008]) “Tres ensayos sobre teoría sexual” en Obras Completas. Volumen VII. Buenos Aires: Amorrortu.
  • Lacan, J. (1988 [1998]) “La tercera” en Intervenciones y textos 2. Buenos Aires: Manantial.
  • Laurent, E. (1998) “El goce Toxicómano” en Sujeto Goce y Modernidad. Buenos Aires: Atuel..
  • Laurent, E. (2010) ”Es el niño el que hace la familia” en El psicoanálisis con niños 3. Tramar lo singular. Buenos Aires: Grama.
  • Stigliz, G. (2015): “Entrevista Express” previa al XI Seminario Internacional del CIEC Como vivimos hoy. Nuevos Goces: el cuerpo y la aversión por el lenguaje en el siglo XXI. Disponible en: http://www.cieccordoba.com.ar/ensenanzas/seminario-internacional/seminario-internacional-2015/65-ensenianzas/seminario-internacional/seminario-internacional-2015/157-video.