Película: La Cordillera
Director: Santiago Mitre
Año: 2017
Países: Argentina, Francia, España

Corromper un Trauma 

La Cordillera es una película argentina del director Santiago Mitre, en donde el personaje de la ficción Hernán Blanco (Ricardo Darín) es un presidente argentino que se presenta bajo el semblante de un político tibio. Le espera el desafío de participar en una cumbre latinoamericana donde se discutirá sobre una alianza petrolera. De inmediato aflora una denuncia de corrupción a cargo de su ex yerno que amenaza su presidencia. La preocupación por su hija lo hace pedir que sea llevada a esa cumbre. Llegará una mujer joven bajo cuidados psiquiátricos. Entre medio irrumpe un acontecimiento, esa hija tira una silla por la ventana cuando su padre no acude a un almuerzo programado con ella.


Las traiciones políticas se incrementan, al mismo tiempo que la mudez que se produce en su hija luego de una noche de hospitalización. Bajo ocultamiento entrará en escena un médico psiquiatra que intentará hacerla hablar con hipnosis. Revelando un recuerdo infantil en el que su padre y un vecino discuten, luego habrá la imagen de la casa de ese vecino incendiada y por último el caballo de la niña escapando, perdido. Blanco detiene la hipnosis siendo que se juega la verdad de su goce, y el consentimiento real que él pudo dar –en tanto padre- en el armado y marca de un acontecimiento traumático. La palabra se presenta sin una versión de goce posible respecto del objeto a. Secreto que, más que a resguardo se lo lleva puesto, es tirado por la ventana. Esa niña, mujer y madre se ubicará realizando la verdad del goce paterno. En el final de la película revela que la corrupción queda del lado del padre, en la pura desmentida. Situando la diferencia de un vivir en lo real de un trauma o vivir bajo la eficacia de una ficción portadora de lo real.