IN TIME, POR ANA PAULA TUMAS

Película: In Time
Director: Andrew Niccol
Año: 2011
País: Estados Unidos

El Precio del Mañana es una película sobre la muerte. La ansiedad y urgencia por evitarla impiden vivir. Para quienes están de un lado de la línea se trata del tiempo del hoy, de llegar cada vez para no morir, la urgencia los deja por fuera del ojo del tifón. Para quienes están del otro lado: la ausencia del mañana en tanto la existencia de la eternidad. 


El protagonista (Will) amarrado a su padre muerto, lo inmortaliza en la identificación siguiendo con su causa: sacarle a quienes más tienen para darle a quienes ya mueren. Una versión de Robin Hood aggiornado a la época, en donde la plusvalía se deja ver en todas sus aristas más ridículas y actuales: los precios aumentan todos los días para lograr que muchos sigan muriendo y así sostener la inmortalidad de otros. Guardianes que resguardan el gran robo y persiguen los delitos menores del otro lado (espacio del que ellos mismos provienen), delitos necesarios para que el sistema se mantenga. Todos persiguen eso que no los deja vivir. Cuando la distribución cambia la incertidumbre invierte su territorio, las líneas se desmarcan.


Will aprovecha el tiempo: se mete al mar en medio de la noche, “si tuvieras tiempo ¿qué harías?, dejaría de mirarlo”. Es el contacto piel a piel, la presencia del cuerpo, lo que posibilita seguir viviendo. Las cosas están ordenadas, delimitadas: unos mueren, lo otros no viven. El suicidio se presenta como respuesta al hartazgo de eso que sobra, el cansancio de la inmortalidad, el agotamiento que produce el plus. La cobardía moral queda del lado de los de New Greenwich quienes “no puede hacer algo valiente que valga la vida”.

 

2018-10-27T20:47:34+00:00