Película: Beginners
Director: Mike Mills
Año: 2010
País: Estados Unidos

Freud planteaba que había algo en la libido misma que era desfavorable al logro de la satisfacción plena. Por ello era necesario que existiese algún impedimento, un obstáculo que produjese el efecto de elevar la libido hacia lo alto.


Tal vez esta sea la clave de uno de los recursos narrativos sobre la que se posan muchos argumentos de las películas románticas que se han vuelto clásicas del cine: Casablanca, Titanic, Ghost, Los puentes de Madison, etc. Es que el amor imposible, impedido, prohibido, pareciera que hace conmocionar al espectador más que cualquier otra cosa. 


¿Pero qué sucede si salimos del recurso freudiano y a la historia se le extraen los impedimentos externos que se interponen entre los amantes? Bueno, esto es lo que sucede en Beginners, la última película de Mike Mills. 


Se trata de un film sutil que indaga las características de una relación en un contexto donde el marco de la tradición no regula los vínculos. Haciendo contrapunto con la generación de sus padres, la película narra una historia de amor mostrando cómo los sujetos se enfrentan a su propia dificultad para mantener un lazo. Lo que nos acerca, ya no al amor freudiano, sino a ese neologismo que Lacan tomó de Rimbaud: amuro.