DESCARGAR REVISTA

EDITORIAL

PSICOANALICÉFILOS, ¿QUIÉN DIJO QUE EL CINE ESTÁ MUERTO?

DIANA PAULOZKY
Psicoanalista (AME) en Córdoba

No desconozco que “Psicoanalicéfilos” es una palabra inventada. ¿Por qué no? ¡Se inventan tantas cosas! Se crean nuevos productos, nuevos miedos, nuevos imperativos de goce ¡y hasta nuevos muros! ¿Por qué no una palabra?

Además, me gusta la condensación porque nos diferencia y remite también a quiénes nos dirigimos.

Nos diferencia de aquellos que simplemente gustan de ver películas, que ven cine como un pasatiempo ­—aun cuando sea todo el tiempo—. No es suficiente ser aficionado al cine.

El cinéfilo, es quien vive el cine con pasión, como un arte, o sea, lo abraza como una forma de vida, como una experiencia que lo atraviesa y conmueve. El cinéfilo se siente tomado por las películas y las revisa una y otra vez, las explora y averigua qué hay de novedoso e importante en cada una de ellas. En suma, se deja mirar y sorprender por ellas, cada vez.

Somos cinéfilos y por eso siempre mantenemos una sección con ese nombre en nuestra revista.

Pero hay algo más, porque somos psicoanalistas, y como sabemos, el cine y el psicoanálisis nacieron juntos, contemporáneos, hermanados para siempre como síntomas de un mismo real.

Tal vez sea por eso, porque se hicieron juntos, que desde “Cuéntame tu vida” en adelante, el psicoanálisis está presente y se entrelaza en sus guiones, del mismo modo que nosotros, psicoanalistas, nos servimos del cine en tanto producto cultural que nos llama a pensar la época que transcurre y nos cuenta en sus movimientos, en sus relatos y nos permite avanzar descubriendo sus escenas y sus divinos detalles.

Recordemos que el cine, que también se hace de retazos, no sin una orientación, se construye en tanto producto, más allá de sus actores e incluso, más allá de su realizador.

¡Aquí estamos! Hemos pasado ya por “El instante de la mirada”, hemos ido “Del relato al detalle” y ahora, en nuestro tercer número, empezamos a pensarnos conjuntamente con el cine, como una pareja sintomática. Y digo empezamos, porque es una invitación a seguir en un replanteo vivo que nos hace existir.

Al mismo tiempo es un intento de responder al fuerte planteo de Eric Laurent (2016) cuando nos dice en PSIne 2, que el cine ha muerto, que su áurea se ha desplazado a las series.

¿Es que la comodidad le ha ganado a la profundidad? No nos sorprendemos en estos tiempos de relaciones líquidas, en el decir de Bauman que lo adictivo, lo que está más a mano nos atrape.

Y es un hecho que en el imperio de la inmediatez y voracidad ilimitada, el agalma se haya corrido a las series. Ellas constituyen un nuevo síntoma de nuestra civilización. Por eso, damos otra vuelta por sus producciones.

Pero hoy, provocativamente invitamos al debate: ¿Quién dice que el cine ha muerto?

Tal vez, como lo sugiere Marcelo Barros en estas páginas, el capitalismo va decretando la muerte de sus productos a medida que inventa otros nuevos a su conveniencia.

Y de hecho, el vaticinio nos toca muy de cerca. También se ha decretado en muchos momentos la muerte del psicoanálisis ¡con sus libros negros! Y aquí estamos, más vivos que nunca, diciendo: “esos muertos que matais, gozan de buena salud”.

Como nos dice Jorge Chamorro en su entrevista, ambos, cine y psicoanálisis son respuestas a lo real, que también hacen construir nuevas y diferentes realidades.

Sabemos que Freud ha cambiado los semblantes de su época, marcando un antes y un después de la invención del psicoanálisis. También el mundo fue otro después de que un tren irrumpió en una sala produciendo un cine que transcribía la realidad con los hermanos Lumière (1885) o un poco más tarde con la magia de Méliès, que apostaba a la invención.

Mucho después, el avance de la técnica, ha producido diversas crisis debido a la pantalla chica, a la invención de ese pequeño objeto, llamado control, en los años ‘80 y también la posibilidad del cine en cada casa…

Entonces decimos que hay una lógica que explica que el cine se va aggiornando, construyéndose a sí mismo como un síntoma del devenir.

Lo que creo que merece un análisis más amplio es la disminución del entusiasmo de los cinéfilos, esos que hoy añoran nostálgicamente a Godard o Resnais y que no terminan de encontrarse en las nuevas pantallas. Es cierto que hubo grandes innovadores que marcaron un estilo captando y orientando los sesenta. Sin embargo, hoy constatamos que hay más diversidad con importantes cineastas que nos entregan grandes películas, sin necesariamente ser innovadores.

Y es interesante ver que son ellos, los mismos cineastas, los que van cambiando, como Almodóvar desde su Mujeres al borde… (1988) hasta Julieta (2016). Lo podrán leer en nuestras páginas.

Nos dirigimos entonces, a los PSIcoanalicéfilos, los invitamos a tomar nuestros productos, para seguir haciendo avanzar el pensamiento con estos, nuestros aportes que nos recrean vez a vez.

En todo caso seguimos la línea de Susan Sontag cuando decía que si el cine puede ser revivido, es gracias a un nuevo género de amor por él, al nacimiento de un nuevo tipo de amor entre nosotros y el cine. Subrayo ‘un nuevo tipo de amor’.

Y efectivamente, mientras pensaba este punto, aparece en el cine la nueva producción de Damien Chazelle, el musical La La Land (2016), haciendo referencia ya en su título a la música la, la, la y a Hollywood, la tierra de L.A. —Los Ángeles—.

Este jóven director nos responde con su amor al cine homenajeándolo en su construcción poética. Hace un musical como de los años ‘60. Entrecruza los deseos y ambiciones de dos soñadores. Es una historia de amor sin final feliz. No hay una sola escena de violencia ni de sexo y se da el gusto de terminar con la irónica aclaración que ¡está hecha en Hollywood!

Estoy segura que Susan Sontag estaría contenta al verla.

Es la recreación de un nuevo género, o la invención de un nuevo amor…por el cine, que a nosotros, en tanto psicoanalistas, nos sirve de respuesta y de puntapié para pensar al cine como síntoma.

En suma es nuestra manera de reavivar ese lazo amoroso, y de hecho sintomático, que desde hace más de 120 años nos empareja.

¿POR QUÉ CINE Y PSICOANÁLISIS?

VIDEOENTREVISTA A JORGE CHAMORRO

“Yo lo pienso como respuestas a lo real, como efectos de confrontación a lo real. Me parece que esa confrontación a lo real es lo que hace al pasaje del tiempo de la ilustración, todo tiene una razón, a algo que escapa a la razón, que finalmente termina siendo lo real; y el psicoanálisis es una respuesta a eso que no puede ser absorbido por la razón […]”

Por Diana Paulozky

AMPLIAR

VIDEOENTREVISTA A SÉRGIO LAIA

“Pero siempre me encantó de sus películas (Almodóvar) el hecho de que todo se vuelve muy escandaloso, pero al mismo tiempo muy normal. Y creo que se puede decir un poco que nuestro mundo se almodovizó, se tornó muy Almodóvar […]”

Por Mariana Gómez

AMPLIAR

CONFIAR EN ESAS IMÁGENES

“Así podemos decir que los recuerdos, tal como ciertas escenas del cine, funcionan como pantallas sobre la que se ha desplazado una memoria imborrable e inefable […]”

Por Pilar Ordóñez

AMPLIAR

CINE Y PSICOANÁLISIS: SÍNTOMA Y SABER EN EL ABISMO

“- La condición para el psicoanálisis entrometerse en un campo ajeno como el del cine es a través de la demostración de su imposibilidad. El psicoanálisis se vuelve pertinente cuando funciona como agujero en el saber […]”

Por Marcela Antelo y Felipe Monteiro

AMPLIAR

SOBRE LA “MUERTE DEL CINE” Y LOS PSICOANALISTAS

“Hallo más interesante que el psicoanálisis no deje caer el cine de consumo masivo, porque en él hallamos un poder de configuración de la subjetividad […]”

Por Marcelo Barros

AMPLIAR

DOSSIER HOMELAND

EL PODER, EL GOCE Y UN REAL: LA DESTRUCCIÓN

“El amo de la hipermodernidad exige dominio y exclusión. Aunque se vista de ayuda humanitaria, aunque ofrezca liberación de los pueblos, para lo que no importan los medios para alcanzar ese dominio […]”

Por Ana Simonetti

AMPLIAR

HOMELAND Y LA EUFORIA MANÍACA

“Mediante la promoción de un hedonismo individualista fundado en el consumo, el sujeto tiene la ilusión de ser el autor de su propia identidad, la fantasía de ser un self made man. Es en este espejismo en el que se apoyan los libros de autoayuda, el coaching y otras propuestas de la posmodernidad […]”

Por José Vidal

AMPLIAR

ANYONE CAN BE THE ENEMY

“En Homeland el enemigo es éxtimo, frente al cual subyace el no somos como ellos“, hay un reconocimiento y rechazo de la diferencia, una intolerancia al modo de vida otro que llevado al extremo enuncia un: nosotros o ellos […]”

Por María Soledad Arraes

AMPLIAR

HOMELAND Y EL SACRIFICIO

“Homeland nos muestra a los sujetos convertidos en armas, cuerpos ofrecidos al sacrificio para la destrucción […]”

Por Lourdes Marini

AMPLIAR

PSINÉFILOS

EL PASADO, FAMILIA Y CUERPO

“La familia es una ficción que el sujeto construye a la manera de una solución sintomática. La familia como síntoma sería las diversas formas de anudar aquello que de entrada está desanudado, o simplemente no anudado […]”

Por Gabriela Alluz

AMPLIAR

HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE

“Perder el amor del otro, como bien enseña Freud, es una de las maneras de experimentar la castración, uno de los modos incluso de la angustia de muerte […]”

Por Estefanía Diana y Milagros González

AMPLIAR

LAS VIDAS POSIBLES DE MR. NOBODY

“¿Qué parte tiene que ver con lo contingente y que parte elegimos a lo largo de nuestra existencia? Así el niño piensa: mientras no elija, todas las opciones son posibles […]”

Por Olga Monton

AMPLIAR

SER DIGNO DE SER

“Del racismo antiguo al racismo moderno se necesito de la ciencia moderna, de la globalización y del monopolio para expandir el plus de gozar y exigir lo uniforme […]”

Por María Rosa Cantos

AMPLIAR

YO, MI MAMÁ Y YO

“Los goces sexuales toman la forma de creaciones contingentes, no habiendo universal para los roles masculino y femenino […]”

Por Ana Meyer

AMPLIAR

NERUDA. LA FICCIÓN COMO POLÍTICA

“Como si sospechara del carácter semblante del discurso político, prefiere así por ahora acercarse a lo político mediante lo ficcional, a través de un semblante que no aspira a ser otra cosa […]”

Por Miguel Reyes Silva

AMPLIAR

ALMODÓVAR: DE MUJERES AL BORDE… A HABLE CON ELLA

“En esta película parece que Almodóvar se asoma más hacia el eje de lo femenino y de lo real dejando atrás un saber arquetípico de las mujeres […]”

Por Constanza Meyer

AMPLIAR

LA INTRODUCCIÓN DE UNA PAUSA

“Dije que allí donde está la subjetividad de la época, allí el analista debe advenir. Pero estar a la altura de la subjetividad de la época no quiere decir plegarse a ella […]”

Por Ana Lubatti

AMPLIAR

CARNICERÍA SALVAJE. PEDACITOS DE GOCE Y LO IMPOSIBLE DE SOPORTAR

“Es el del fenómeno del cuerpo como un sinsentido encarnado que irrumpe en un sujeto cuando vive una situación que puede ser más traumática de lo que se puede soportar […]”

Por Mariana Gómez

AMPLIAR

LO FEMENINO EN EL CINE

“(…) el goce de la mujer no es sin relación a la palabra. De ese goce, la mujer tiene un saber que guarda en secreto. Y ese goce sin límite, no localizado, es un valor agregado, un plus que está más allá del falo […]”

Por Diana Paulozky

AMPLIAR

DEPARTAMENTOS DEL CIEC

BODY COMBAT

“Se trata entonces de la construcción de un “yo soy” pero a partir del modo de gozar. El encuentro con esas formas de goce constituyen hoy la base del lazo social […]”

Por Bárbara Navarro

AMPLIAR

TEA CONSENT

“Nosotros sabemos, a partir del psicoanálisis que hay una distancia entre aquello que es dicho, aquello que se quiere decir y lo que se escucha […]”

Por Carolina Aiassa

AMPLIAR

PUEDE SER TU GRAN NOCHE

“Es así que Álex de la Iglesia parodia a los sujetos contemporáneos gozando del espectáculo pero dando cuenta de cómo quedan tomados ellos mismos como objetos de consumo, siendo gozados por el show, un poco consumidos […]”

Por María Pía Marchese

AMPLIAR

DE LE BALLON ROUGE A STRANGERS THINGS

“En ese sentido, es que un analista toma y se introduce en este mundo del cine y la televisión, para situar qué real se juega allí para ese que tenemos en frente como paciente […]”

Por Eugenia Molina

AMPLIAR

ZAPPING POR LAS SERIES

15.000.000 DE MÉRITOS, UNA PANTALLA QUE NOS HACE MIRADA

“El psicoanálisis nos permite situar -aún actualmente, y aún bajo las condiciones de un futuro anticipado con algo de ironía en Black Mirror-, una perspectiva en la cual el sujeto encuentra recursos, para interceptar algo de su singularidad frente al aplastamiento subjetivo del capitalismo hipermoderno […]”

Por Norma Alicia Sierra

AMPLIAR

CUATRO MODOS DE FRACASAR EN EL ACCESO A LA POSICIÓN FEMENINA

“Es decir que cada una deberá inventarse una forma única sobre cómo ser mujer, a partir de la nada, ya que no encontrará una norma o una regla universal que la oriente, que la enmarque […]”

Por Gabriela Campero

AMPLIAR

¿DE QUÉ MIERDA HABLAN HOUSE OF CARDS Y SHOW ME A HERO?

“Frank Underwood y Nick Wasickso habitan la política desde los desechos. Ambos hacen lo que nadie querría hacer y no dudan a la hora de actuar. En ambos casos, la mierda parece ser lo que determina el cenit y el nadir del hombre público actual […]”

Por Juan Pablo Duarte

AMPLIAR

EL CINE EN CRISIS Y EL ADVENIMIENTO DE LAS SEIS ESCENAS

“Revisar nuestra práctica, no con añoranza de tiempos pasados –esos en los que elegíamos y disfrutábamos de un buen film–, sino agiornando un hacer clínico a lo que los sujetos de hoy pueden soportar, siempre teniendo cómo brújula lo invariante de los principios del psicoanálisis […]”

Por Lorena Beloso

AMPLIAR

BLACK MIRROR Y EL IMPERIO DE LAS IMÁGENES

“Con la caída de los grandes relatos, lo que aparece hoy es lo serial, lo fragmentario, tal como nos lo muestra el espejo que se rompe cuando comienza cada episodio de Black Mirror […]”

Por Jesica Wainscheinker

AMPLIAR

LO QUE SE ESCUCHA

LA LIMUSINA. EL CEO-CLAUSTRO DEL CAPITALISMO

“El Capitalismo salvaje busca destruir el alma humana para someterla a cualquier operación que el sistema requiera […]”

Por José Halac

AMPLIAR